Biografía Imprimir E-mail
“La única manera de cumplir un sueño, es caminar en dirección hacia el…”

Tal vez en esta frase tan utilizada por Guillermo, se resume la historia de La Mosca Tsé-Tsé.
A comienzos de los años 90, en Ramallo Pcia. de Bs As, a 200 Km. de la capital de Argentina, dos incipientes bandas de rock local se disputaban la preferencia de los adolescentes del pueblo. “Damas Gratis” y la “Reggae and roll”; de la fusión de estas bandas, en marzo de 1995, se funda La Mosca Tsé-Tsé.
Cuando miran para atrás y piensan en todas las cosas que tuvieron que pasar, a los muchachos les agarra una especie de vértigo por lo que podría “NO” haber pasado.-
Los obstáculos eran varios. Ser una banda numerosa, vivir en el interior del País, sin ningún tipo de relación con el negocio de la música ni con el mundo del espectáculo, sonaba como bastante utópico la idea de convertirse en artistas con trascendencia nacional.

EL NOMBRE

En Ramallo existe un juego de naipes muy popular, que se llama “La Mosca”, parecido al Tute, que suele ser motivo de reunión y diversión en las ociosas tardes del pueblo. El nombre formaba parte de una numerosa lista aportada por los integrantes de la banda. Fue propuesto por Chivia y votado por simple mayoría.

EL PLAN

Era simple. Utilizarían todo el tiempo disponible entre trabajo y estudios para componer, arreglar y ensayar las canciones que formarían parte de su primer y utópico disco. Para ello alquilaron el viejo cine del pueblo, “Salón la Estrella” a Fateco Frigerio. Elegirían 4 o 5 canciones, las grabarían como demos o maquetas y empezarían a golpear puertas.

EL DEBUT

En diciembre de ese año Juan Maria Traverso, ídolo automovilístico de Ramallo, se corona bicampeón en TC 2000 y de Turismo Carretera simultáneamente.
El pueblo entero lo agasaja con una fiesta en el puerto de la ciudad. Varios días llevo a los muchachos convencer a las autoridades para que lo dejasen tocar. Y lo lograron. El debut fue ante casi 10.000 personas, compartieron el escenario con artistas como Pappo y Alcides.
Sin duda la buena estrella asomaba en el camino de la banda alentando la esperanza.

COMIENZA EL VUELO

Las canciones estaban hechas, había que grabarlas para mostrarlas a alguna discográfica y para eso se necesitaba dinero. Comenzaron las giras por las ciudades como San Nicolás, San Pedro, Pergamino, Villa Constitución entre otras. Con lo recaudado en ese verano al comienzo del 96 graban en los estudios “Big Audio”de la ciudad de Rosario, entre el 25 y 26 de marzo de 1996.

GOLPEANDO PUERTAS

Con un puñado de canciones fueron a lo de Pichón Gaeto, la disquería del pueblo, y empezaron a buscar direcciones y teléfonos de productores y compañías discográficas que figuraban en los reversos de los discos. Hicieron 10 copias en cassettes, y Chivia fue el encargado de repartirlas en Buenos Aires. (Chivia por esos días tocaba la trompeta en un grupo de mariachis, y por ende era el único que mas o menos podía transitar por la capital sin perderse demasiado!).
A los pocos días, para sorpresa de todos, tuvieron respuesta de varios productores. Y se decidieron por uno que en ese momento manejaba a “La Zimbawe”. Se firmo contrato el 8 de abril de 1996 y a fin de ese mes estaban grabando su primer disco en forma independiente en un estudio de Villa Ballester.

SANTIAGO, EL SOCIO SALVADOR

La compañía que los había contratado no tenía capacidad economía para editarles el disco. Los meses pasaban y la angustia se apoderaba de los muchachos.
Entre esas idas y venidas conocen a Santiago Ruiz, un joven y emprendedor manager de bandas como Animal y Los Brujos entre otras. Guillermo fue a su casa buscando consejo. Le dejo de regalo la copia del disco y a las pocas semanas, en vísperas de navidad del 96, Santiago lo llama para proponerle trabajar juntos y manejar la banda. No hizo falta ni firmas ni contratos, basto con la palabra. Si Santiago conseguía un contrato discográfico para La Mosca Tsé-Tsé, seria su manager.

TRANQUILO VENANCIO

El disco les gustaba a todos los directores artísticos de las compañías que Santiago visitaba, pero faltaba “La Canción”, el hit que les asegurara a las discográficas una rápida penetración en las radios. Santiago se lo comento a Guillermo y entonces compusieron “Tranquilo Venancio”.
Con esa canción, grabada en “Big Audio” de Rosario, firman contrato con EMI Odeón de Argentina el 5 de diciembre de 1997, casi un año después de comenzada la búsqueda, La Mosca Tsé-Tsé tenia contrato discográfico con una de las compañías más importante del mundo. Y Santiago era el manager.

CORAZONES ANTARTICOS

Fue el nombre del primer disco de La Mosca Tsé-Tsé. No tuvo una gran repercusión en ventas, pero si, la aceptación de la canciones en los medios fue muy buena. Simultáneamente la banda comenzaba sus giras de promoción por toda la Argentina. La experiencia de la convivencia nutre a la banda, la fortalece, y comienzan a gestarse las canciones que formarían parte del segundo álbum.

CON VUELO INTERNACIONAL

En la vida de los artistas hay canciones y hechos que cambian sus destinos para siempre.
La canción: “Para no verte mas”.
En diciembre de 1999, un importante productor y conductor de radio Español llamado José Antonio Abellan, de paso por Buenos Aires, escucha en un taxi “Para no verte mas”. Inmediatamente comienza a averiguar el nombre de los intérpretes, contacta con Santiago y se lleva un disco de La Mosca Tsé-Tsé a Madrid. En los próximos meses se convierte en un hit de todas las radios españolas. El segundo disco “Vísperas de carnaval” se edita en España y por efecto cascada en varios países de Europa. Consigue disco de platino en España, oro en Italia y Portugal; visitan Alemania, Francia y Holanda. El éxito se repite en los Estados Unidos y en toda América Latina.